Los abanicos en la pintura de Goya

Mujer abanico Francisco de Goya y Lucientes, nacía en Fuendetodos, un pequeño pueblo  de Aragón, el 30 de mayo de 1746. Hijo de padre dorador y madre de una familia de  labriegos, no fue un niño precoz, intentando dos veces ingresar en la Academia de  San Fernando. Tampoco sufrió la miseria, como suele ser común entre muchos de  los grandes artistas, pero si fue un personaje atormentado, impulsivo y combativo.

La situación de España de los principios del siglo XIX, afectaron profundamente a  Goya. Durante la invasión francesa, como muchos de los liberales españoles, se  llenó de dudas. Por una parte, su patriotismo le incitaba a enfrentarse contra los  franceses, pero al mismo tiempo se sentía atraído por ellos porque eran los  representantes de la nación más liberal y avanzada de su época y la cuna de la  Revolución. Al final, se define contra ellos y pinta “La carga de los mamelucos” y   “Los fusilamientos del 3 de mayo”

Hacía 1780 dibujó cartones para tapices, revolucionando la industria de los tapices, en los que hasta entonces siempre se habían limitado a copiar los realizados según los modelos de David Teniers, pintor flamenco del siglo XVII.

Francisco de Goya fue nombrado pintor de cámara del rey. Desde los 47 años se quedó sordo en plena madurez artística, para el resto de su vida, hecho que no mermó en los más mínimo sus capacidades para el trabajo.

Trabajador incansable, se siente feliz con la victoria de los liberales en 1820, pero su alegría dura poco, porque en 1824, los Cien mil hijos de San Luis implantaron de nuevo el absolutismo en el país por lo que el pintor, temiendo por su seguridad personal en un momento de persecución contra los liberales, se exilió en Francia y murió en Burdeos en 1828, a los ochenta y dos años de edad.

Este genial pintor legó al arte y la historia una impresionante galería de retratos y una gran cantidad de cuadros en los que se puede apreciar el atraso y la superstición de un país, los grandes personajes de su época, la familia real, el herísmo de un pueblo en la guerra de la Independencia o las cualidades de unos y la degeneración de otros…

Pintó con gran maestría y originalidad hasta pocos días antes de su muerte.

Entre la gran cantidad de cuadros que componen su obra, en esta ocasión vamos a detenernos en aquellos en los que vemos formando parte de ellos, como elemento complementario, un abanico.

En la época en que Goya ya era famoso en España, el abanico era un complemento al vestido casi obligatorio para las mujeres como signo de distinción, como forma de comunicación (lenguaje del abanico) e incluso como auténtico bastón de autoridad.

En la obra de Goya las mujeres ocupan un lugar muy destacado, llenándolas de encanto, misterio,… En su mayoría eran personajes de la nobleza.

“La mujer del abanico”, representa a una mujer que no se ha podido identificar, que es la imagen que está en la cabecera, seguramente de la corte o de su familia, a las que Goya retrataba con objetividad, procurando hacer honor a la verdad, sin modificar las características de sus modelos.

Actualmente este cuadro se encuentra en el Museo del Louvre. Está considerado como una obra maestra.

La Condesa de Fernán Núñez, que pertenece a la siguiente imagen, forma parte de los retratos realizados por Goya al aire libre influenciado por los típicos retratos neoclásicos ingleses. Llaman la atención las pinceladas detallistas de  la cara, el vestido, el abanico,… con el paisaje que está pintado con trazos que parecen un boceto.retrato-condesa-fernan-nunez-200x335

La esposa del librero representa a otra mujer de la que no conocemos su nombre, de gran  belleza, cuyo rostro cautiva la mirada del espectador. Su mantilla y su abanico completan la  imagen. El cuadro se encuentra en el museo National Gallery de Washington.

La Marquesa de Santa Cruz, que pertenece a la imagen de la derecha, está retratada como en  otros casos, en paisajes al aire libre. Vestida de negro, tiene como toque de color una lazo rosa en  el pelo y un abanico en su mano. Este cuadro se conserva en el Museo del Louvre.Condesa

La Reina María Luisa con mantilla se visita en el Museo del Prado, aunque este cuadro se considera copia y el original está en el Palacio Real de Madrid.

Están también “El quitasol”, en el Museo del Prado, La Condesa-Duquesa de Benavente, el Duque de Osuna y su familia, el retrato de la Condesa del Carpio y la Marquesa de la Solana, Antonia Zárate, doña Narcisa Baranana de Goicoechea,  en todos ellos aparece el abanico.

Seguramente si siguiéramos introduciéndonos en la obra de Goya, encontraríamos algún cuadro más, en los que apareciera el abanico. Este artículo que hoy en día, sigue siendo parte imprescindible, para que no nos falte detalle, formando una parte  más de nuestros complementos.

Si te gusto compártelo ...Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter

0 comments

nada

Atención al cliente

Broches y Abanicos Balmiza
Nº de artesano 110100267
Junta de Andalucía

Teléfonos
856 054 213 | 645 401 848

Horario
de Lunes a Viernes
10:00 - 14:00 | 17:00 - 20:00
Sábados de  10:00 a 13:00

 

nada

Transporte

BALMIZA

5€ a toda España
España

8€ o 10 € to most countries
Portes

nada

Formas de Pago

Podrá pagar con tarjeta o mediante transferencia bancaria con la seguridad de la mayor pasarela de pago Paypal

paypal-secure

Aviso LegalCondiciones GeneralesPolítica de Privacidad | Política de CookiesEnvíos, Garantía y Devoluciones | Mapa del Sitio

Directorio de Tiendas Online 

.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Translate »